Donde fuimos invencibles
Maria Oruña
Novela negra
Planeta
416

RESUMEN: El verano está terminando y la teniente Valentina Redondo está contando los días para empezar sus vacaciones. Pero algo insólito sucede en el centro mismo del pueblo costero de Suances: el jardinero del antiguo Palacio del Amo ha aparecido muerto en el césped de esa enigmática propiedad.

El palacio es una de las casonas con más historia de los alrededores, y después de permanecer mucho tiempo deshabitada, el escritor americano Carlos Green, heredero de la propiedad, ha decidido instalarse temporalmente en el lugar donde vivió sus mejores veranos de juventud. Pero la paz que buscaba se verá truncada por el terrible suceso, y aunque todo apunta a una muerte por causas naturales, parece que alguien ha tocado el cadáver, y Carlos confiesa que en los últimos días ha percibido presencias inexplicables a la razón.

A pesar de que Valentina es absolutamente escéptica en torno a lo paranormal, tanto ella como su equipo, e incluso su pareja, Oliver, se verán envueltos en una sucesión de hechos insólitos que les llevarán a investigar lo sucedido de la forma más extravagante y anómala, descubriendo que algunos lugares guardan un sorprendente aliento atemporal y secreto y que todos los personajes tienen algo que contar y ocultar.   

OPINIÓN: Como leí en un blog hace unas semanas, es la tercera novela de la serie dedicada a la detective Valentina Redondo. Y la que más me ha gustado. Siguiendo el patrón de las dos anteriores, la novela alterna tres historias situadas una el pasado y narrada en primera persona, otra en el presente en tercera persona, y la tercera se presenta como un borrador de novela que va escribiendo uno de los protagonistas. Y para completar las historia, asistimos a una interesantísima conferencia sobre fenómenos paranormales que encontramos a modo de capítulos intercalados entre las historias antes mencionadas, también en el presente y en tercera persona. Y la verdad, esta estructura da a la novela muy buen ritmo, y una acción que consigue que el lector se enganche a la lectura. Al menos en mi caso. Si en Puerto escondido, la autora retrató el mundo humilde de Cantabria de mitad del siglo XX, en Donde fuimos invencibles lo hace del mundo rico y glamuroso. Comunes a todos sus libros son los magníficos paisajes y lugares que describe, que además son reales y es una delicia buscarlos por la red y recrearse en ellos. Los personajes son bastante buenos y bien construidos. Realmente me ha gustado, mis críticas son buenas, y aunque no se pueda decir que se trata de Literatura en mayúsculas, sí que digo que es novela policíaca de bastante calidad. La recomiendo.